Tecno-Estres: Adiccion o Fobia a Internet, computadoras, celulares y otros

El tecno-estrés ( o tecno-stress) puede transformarse en una verdadera enfermedad:

Adicción o Fobia a la tecnología: Internet, Computadoras, Celulares, Tablets y otros

“Zombies: gente que va a comer contigo y mientras se la pasa
revisando su celular todo el tiempo.”
Paulo Coelho


Conócelo para detectarlo y evitarlo o superarlo.
Ten una relación saludable con la tecnología




El llamado Tecno estrés es una nueva «enfermedad» que padecen algunas personas que habitualmente trabajan con la computadora, navegan por Internet, usan el teléfono móvil y tienen al alcance de su vida cotidiana cientos de aparatos tecnológicos y desarrollan una relación no saludable con ellos.
Hay dos variables contrapuestas: La tecnofobia y la tecnoadicción, relacionándose la primera a la marcada resistencia  y la segunda, a la hiperdependencia.
Se la ha llamado también Síndrome de Fatiga Informativa.
El término Tecnoestrés fue acuñado por primera vez en 1984 por Craig Brod, aunque algunos lo vinculan al libro publicado en 1997 por Larry Rosen y Michelle Weil con dicho nombre. Se han realizado múltiples estudios posteriores.
“El tecnoestrés es un estado psicológico negativo relacionado con el uso de tecnología … Esta experiencia se relaciona con sentimientos de ansiedad, fatiga mental, escepticismo y creencias de ineficacia”. Salanova, Llorens, Cifre y Nogareda en 2007 para el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

“Los tecnoadictos son aquellas personas que quieren estar al día de los últimos avances tecnológicos y acaban siendo “dependientes” de la tecnología, siendo el eje sobre el cual se estructuran sus vidas.” Salanova, Llorens, Cifre y Nogareda en 2007 para el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.
Si bien es una forma moderna de fatiga laboral, no solo afecta a personas que trabajan sino a un porcentaje amplio de la población de edades variadas.
Entre las manifestaciones de la tecno-adicción –que tiene sus grados- encontramos la necesidad imperiosa de adquirir las últimas novedades tecnológicas que aparecen en el mercado; la capacidad de estar manejando varios dispositivos tecnológicos a la vez, lo que produce dispersión en la atención, pudiendo llegar a provocar trastornos de concentración y memoria; empobrecimiento palpable del lenguaje tanto escrito como hablado, que se traduce en la creación de códigos de palabras sincopadas y jergas particulares; utilización de la tecnología durante gran parte del día, evitando el mantenimiento de relaciones personales.
El tecno-estrés es un aumento normal en la activación fisiológica y psicológica de las personas para realizar un determinado trabajo o una actividad en forma rápida y efectiva. Los primeros síntomas en manifestarse son psicológicos: inquietud, cambios repentinos de carácter, irritabilidad, angustia y aislamiento; esto último conlleva a una vida disfuncional, por la aparición de conflictos con los compañeros de trabajo, jefes e incluso con la familia
Si este aumento se presenta en forma reiterativa puede causar enfermedades físicas como hipertensión, gastritis o úlcera; palpitaciones, falta de fuerzas, mareos, temblores.
Son frecuentes el insomnio y la depresión franca.
Los psicólogos Weil y Rosen, autores de libro TechnoStress,  afirman que “la creciente necesidad de tecnología crea una dependencia”. Y al contar siempre con ella, en cuanto algo ‘les sale mal’, los tecno-adictos caen en una especie de depresión. También advierten que algunas personas están tan enfrascadas en la tecnología que “corren el riesgo de perder su propia identidad”.
Existen estudios curiosos que recogen, por ejemplo, las fobias que desarrollan los info-agobiados. Así, las cosas que más fastidian a un usuario informático son: la escasa velocidad del software (61% de los casos), la escasa velocidad de la máquina (60%), que el sistema se cuelgue (54%), la pérdida de datos (46%), los errores de programación (45%), recibir mensajes no deseados (44%) y la dificultad para comprender el ‘interface’ o jerga informática (44%)
La contracara es la llamada Tecnofobia, caracterizada por la falta de habilidades para adaptarse con rapidez a los cambios tecnológicos. Es lo que los expertos definen como la “resistencia al cambio”.
Algunos cambios son traumáticos, y así lo perciben aquellas personas que dan por hecho que la tecnología les ha llegado tarde, o no es para ellos. Las excusas podrán ser de variada índole, pero siempre con el denominador común de una fobia tecnológica subyacente.
Un estudio reciente del National Institute of Health encontró que una región del cerebro específica y bien desarrollada gestiona un comportamiento multi-funcional o de tareas múltiples. Esta habilidad permite a las personas distraer temporalmente su atención de la tarea principal hacia actividades alternas, para regresar posteriormente a la tarea inicial.
El problema surge cuando se están haciendo “demasiadas cosas” a la vez. En ese entorno de multi-tarea, el cerebro carga con todos esos requerimientos extras, en espera de ser resueltos, lo que suele cursar con dificultades para la concentración a lo largo del día y, lo que es peor, puede que las tareas pendientes emerjan a media noche. “Estamos creando situaciones que mantendrán el cerebro activo, procesando tareas sin terminar, inclusive cuando se supone que debe estar tranquilo y durmiendo”, advierte el Dr. Rosen.
Es frecuente que las personas se creen expectativas irreales sobre la velocidad con que pueden ejecutar tareas. Pretender hacer más de una cosa a la vez aumenta los niveles de estrés y disminuye el sentido de control y la productividad. Aún así, hay personas que se han acostumbrado de tal forma a las tareas múltiples que se sienten incómodos haciendo una sola cosa a la vez. Es lo que los doctores Rosen y Weil llaman “locura multifuncional” o “sindrome multitasking”, un comportamiento alterado sin solución de continuidad: no podemos multi-funcionar indefinidamente.
El estereotipo de este comportamiento es una persona que revisa mails, navega en internet con múltiples ventanas abiertas (redes sociales incluídas),atiende el celular, chatea, envía mensajes de texto…todo “al mismo tiempo”
Es muy frecuente ver, hoy en día, personas en la playa o en un lugar de esparcimiento con aspecto de “ausentes” o “desconectados de la realidad” absortos en un dispositivo tecnologico (movil, tablet, notebook etc) atendiendo actividades ajenas al lugar donde se encuentran.
Y es frecuente ver a personas que al no poder estar “conectados” se sienten realmente mal, deprimidos o irritables. Comportamiento característico de  cualquier adicción.
Rosen y Weil sugieren las siguientes habilidades de supervivencia y control de esta enfermedad-adicción o fobia:
·Poco a poco
Es mejor concentrarse en una actividad que caer en la dispersión. Lo ideal es hacer las cosas bien, disfrutando de las actividades sin fraccionar la atención.
·Prioridades del conocimiento
Hay que aceptar que no podemos saberlo todo ni digerir la avalancha de información. Conviene limitar las búsquedas en Internet a una duración predeterminada de tiempo.
·Sin prisas
Internet ha cambiado muchos de nuestros esquemas mentales. Un correo convencional puede tardar días en llegar a su destinatario. ¿Por qué nos obstinamos en dar curso inmediato a los correos electrónicos? Es obvio que no es necesario responderlos en cuanto aparecen en la pantalla.
·Tomar notas
Es mejor tomar notas (sobre las que puede volverse más tarde) que realizar varias tareas simultáneamente por miedo a olvidarnos de alguna de ellas.
·Facilitar la concentración
Hay que evitar las distracciones cuando queremos concentrarnos. Lo mejor será dejar que el contestador grabe los mensajes, cerrar la ventana del correo electrónico, dejar el fax entrante en la máquina. Esta desconexión será positiva, evitará la dispersión y obtendremos mayor rendimiento.
·Controlar realmente
“Sea usted quien controle la tecnología, no sea el controlado”, concluye el Dr. Rosen. “No existe forma de evitar la revolución tecnológica. Está aquí y se va a quedar, pero podemos controlar la manera en que nos afecta”. Y una cosa es incontrovertible: desconectar en el sentido más físico siempre es una opción del individuo; basta con desenchufar la computadora o el resto de los dispositivos tecnológicos.

Adiccion a internet

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

line
 

Recuerda que para tener éxito en cualquier área, lo primero que necesitas es CAPACITARTE DE PERSONAS QUE YA ESTAN DONDE TU QUIERES ESTAR, asi que te invito a aprender de mi experiencia y comiences con el pie derecho en este mundo del internet que, poco a poco, esta desplazando a los demas medios de publicidad tradicional. 

DA CLICK AQUI PARA MAS INFORMACIÓN!!!


“Mientras mas me capacito, mas suerte tengo”

Neto Guerra



contribuciones



  Boletines Gratuitos

Deja un comentario

Superación Personal